El arte en el uso del secador de pelo

Aunque hemos hablado anteriormente de la importancia del proceso de pre-styling veiamos necesario entrar en detalle en la que probablemente es la herramienta más “poderosa” y a la vez menos valorada en el proceso de peinado, el secador de pelo.

Podrás tener los mejores productos, probar todos los fijadores que existen en el mercado, así como usar cantidades industriales de laca y voluminizadores, y te podemos asegurar que no conseguirás el efecto que buscas hasta que domines la técnica con el secador.

Cada cabello se comporta de forma diferente, desde cabellos gruesos que tienden a estar de punta, fino con dificultad para obtener volumen, otros imposibles de dominar para conseguir un estilo repeinado de revista aparentemente sencillo… y la lista podría seguir y seguir.

A diario vemos cómo esta dificultad inherente en el pelo se tiende a solucionar a base de fijadores y pomadas en cantidades innecesarias, no nos malinterpretes, la pomada, pasta o cera que uses es clave para el resultado final, pero su objetivo es fijar el estilo, dar textura, separar o unir… no el tratar de domar lo indomable ya que lo único que conseguirías es tener que usar más y más cantidad de producto y en muchos casos el resultado no sería el buscado.

Y es aquí donde el secador entra en juego, ya que con el uso correcto conseguirás llevar el cabello hacia la posición que necesites para simplemente acabar con la aplicación de un poco de tu fijador favorito.
 

Herramientas necesarias

  • Secador, cualquiera vale pero si tienes que comprar uno, hazte con un buen secador a poder ser iónico y con regulación de temperatura.
  • Rodillo o peine de esqueleto, clave para ir entrenando el cabello durante el secado, si bien es cierto que dependiendo del estilo podemos valernos únicamente de las manos.
  • Producto de pre-styling, no es imprescindible pero si un buen recurso para conseguir una fijación base o añadir volumen de forma adicional.

 

Pautas básicas

  • El cabello debe estar húmedo no mojado, el objetivo es exponer el cabello al secador el menor tiempo posible para evitar cualquier tipo de daño en el mismo, esto se puede conseguir secando previamente el pelo con una toalla.
  • Puedes aplicar un spray voluminizador para conseguir un acabado con una fijación base y volumen extra o una pasta / pomada ligera si quieres reducir un poco el volumen dandole mayor peso y posicionar el cabello con una fijación superior.
  • Usa una temperatura baja, en muchos casos daremos pasadas acercando bastante el secador al cabello, usa una temperatura media o baja, debes notar que el cabello no se calienta demasiado, que no sufre o resulta abrasivo.
  • Si quieres conseguir volumen adicional, termina el proceso en la posición de frío del secador.

 

Una imagen dice más que mil palabras

Aunque existen unas pautas y consejos, dominar su uso requiere de práctica, prueba y error.

Hemos recopilado algunos de los mejores vídeos que circulan por la red acerca de la técnica, aunque están en inglés, no es necesario entender lo que dicen, basta con mirar para aprender.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *