Ventajas del afeitado clásico o tradicional

Para algunos puede sonar a moda pasajera ¿volver a afeitarse como antaño, usando navaja o cuchillas de una sola hoja? ¿estamos locos?, nada más lejos de la realidad, el afeitado clásico o tradicional es un ritual con ventajas que lo hacen superior al afeitado moderno.

Respetuoso con la piel, adiós a las irritaciones

Durante la última década las multinacionales del afeitado han ido añadiendo cuchillas a sus maquinillas como una gran ventaja frente a las anteriores, 2, 3, 4 y hasta 5 cuchillas. Y en teoría tiene sentido, con 5 cuchillas apuras más, terminas antes y haces menos pasadas ¿no?

Pero la realidad es otra, ya sabes que muy rara vez se consigue un apurado con una sola pasada, con independencia del número de cuchillas que tenga, lo que implica que si realizas 2 o 3 pasadas por una misma zona, estás agrediendo (si, agrediendo) la piel con 5 cuchillas en cada pasada, como darte 15 veces con una única hoja, ya no suena tan bien, ¿verdad?. Y es que hay que ser realistas, el afeitado ya es de por si una acción agresiva para la piel como para maltratarla de esta forma.

Tampoco queremos crear alarma, el afeitado moderno sigue siendo una opción válida y probablemente la mayoría no sufriréis daños visibles, no obstante para aquellos con la piel más sensible o propensos a las irritaciones, el afeitado clásico se puede presentar como una gran alternativa.

Igual o más apurado que usando cuchillas modernas

Como ya sabes, las maquinillas modernas cuentan con varias cuchillas dispuestas en un angulo que facilita el afeitado, el objetivo es que cualquiera sin la menor experiencia pueda afeitarse sin problemas, con seguridad y de forma apurada en unas pasadas.

En el afeitado clásico el apurado puede ser igual o mejor, con menos pasadas y una única cuchilla, el inconveniente, requiere de la técnica adecuada por lo que una vez te inicies en este mundo es probable que los resultados no sean los esperados, usar el ángulo y presión correctos son solo algunos de los puntos clave a tener en cuenta.

En futuros artículos detallaremos el proceso para que los inicios sean más sencillos.

Cuidas el medio ambiente

En una navaja o maquinilla clásica, el único desecho es la hoja de la cuchilla, nada más, la maquina como tal será reutilizada y si compras una de metal, simplemente te durará toda la vida (e incluso pasaría sin problema a las siguientes generaciones).

En cambio en las maquinillas de afeitar modernas, el cabezal cuenta con todo tipo de elementos de plástico ocasionando un mayor impacto en el medio ambiente tanto en su fabricación como al desecharla.

Mejor para tu bolsillo

Los recambios de una maquinilla moderna son extremadamente caros, y a esto le unimos que su duración no es acorde a dicho coste, cualquier cuchilla del mercado se empieza a degradar al tercer o cuarto afeitado, mostrando un peor corte, mayor resistencia y daño sobre la piel.

En el afeitado clásico, aunque existen decenas de marcas de cuchillas, un paquete de 100 de una buena cuchilla puede rondar entre 7€ a 15€, si oíste bien, 100 cuchillas. Si a esto le unimos el poder decantarse por las de doble filo (una hoja a cada lado) sus usos se multiplican, un año de afeitados por apenas 10€.

Pero es cierto que la inversión inicial es superior, elegir una navaja o maquinilla, un bol y jabón de afeitado, así como una brocha, no obstante tomando productos de un rango medio, sería rentable en muy poco tiempo.

Pero no os vamos a engañar, cuando se prueba el afeitado clásico se convierte en algo más, es raro aquel que se conforma con una sola maquinilla, navaja o brocha, lo que hace que normalmente el gasto sea superior al convertirse en un pequeño hobby u obsesión, en cualquier caso, ¿que hay de malo en ello?.

Un ritual que siempre querrás repetir

El afeitado clásico es más que una parte de la rutina de aseo, cuando empieces a entenderlo y disfrutarlo, lo convertirás en un autentico ritual, tu momento diario para parar, relajarte, disfrutar del masaje de tu aceite de afeitado, del roce de la brocha por el jabón, el suave masaje en la piel, la delicadeza y sonido de la cuchilla cortando la barba o la refrescante sensación de ese aftershave clásico golpeando tu rostro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *